Figuras Homolateras, Series Numéricas Cíclicas

Figuras homoláteras (1998-2012)

Este trabajo se enmarca dentro de la geometría generativa con base matemática. Originariamente desarrollamos investigaciones matemático-geométricas en el CIP- Centro de Investigaciones Plásticas (1998-2002), de la Cátedra “Lenguaje Plástico Geométrico”, entonces Escuelas de Artes, Universidad Nacional de Córdoba, dirigido por el Arqto. Eduardo Moisset de Espanes.

La serie de Figuras homoláteras 1999-2010) consiste en un serie de diseños que parte de una figura inicial, en este caso de 7 lados. Estas figuras se descomponen en “vectores” y a cada vector se le asigna un número determinado. Luego, se buscan todas las combinaciones numéricas posibles, y generamos una serie –-en este caso de 180 figuras- que sin ser iguales, son familiares entre sí (Diseño con serie de figuras) .

Luego tomamos algunos de estos diseños y los disponemos en una trama ortogonal, ubicándolos en una secuencia horizontal, como la sucesión de las letras en una escritura, con espacios intermedios (Diseños en espiral). A posteriori, estos diseños en blanco y negro los traspasamos al color (Obra Gestación). El “traspaso a la pintura” implica cierta libertad en la caracterización de los diseños, el uso del collage y hace referencia a un mundo orgánico.

Este procedimiento se repite con otras 36 figuras de la serie, que se disponen en una trama horizontal, pero donde el fondo comienza a tener más protagonismo por la presencia de manchas que determinan ejes ondulantes verticales (Huellas en la Arena II) y horizontales (Marina). La iconografía hace referencia a peces, pájaros.

El diseño se modifica a partir de disponer las figuras de la serie en una retícula espiralada (Diseños en espiral), que muestra un juego de particiones y reversibilidad figura-fondo., que luego es transformada en una retícula curva -influenciada por Escher- (Juegos amorosos).

La Figura 5 El mezcal del amor, se trata de un políptico de 16 piezas, donde se descompone una imagen en cuadrados, a la vez que se enfatiza la trama curva del diseño. Emergen aquí figuras antropomorfas y detalles figurativos. El mezcal, planta mexicana base del tequila, alude al estado de percepción alterada que se vivencia en el encantamiento amoroso.

Por último Corriente Marina se libera de la retícula y articula formas abiertas en la relación figura fondo. La imagen tiene un carácter más pictórico y sugiere formas orgánicas, y paisajes marinos en movimiento.

De este modo, se articulan aspectos racionales de generación de dibujo-diseño, con el lenguaje pictórico, la figuración con la abstracción, con aspectos propios de nuestro continente americano.


Textos: Fabiola de la Precilla.

Asistente: Ornella Padini.

Fotos: Rubén García, Jorge Goldman.